Embarcándome en el bilingüismo

A lo largo de toda mi vida he estado en contacto con esta lengua de una forma o de otra. Academias, clases particulares, clases extraescolares... Pero el paso más importante y firme fue cuando decidí comenzar el grado de Maestro de Educación Primaria en la modalidad bilingüe que, en ese momento, allá por el año 2010, sólo ofrecían universidades aisladas como el CES Don Bosco.

Santos Torrejón, A. de. (2015). Embarcándome en el bilingüismo. Educación y Futuro, 32, 169-182.

1. COMIENZA EL VIAJE

Así, mi decisión de embarcarme en una carrera bilingüe fue mi primera opción madura y con perspectiva profesional por el bilingüismo. Fueron necesarias muchas valoraciones, reflexiones, comparaciones y análisis que escribieron las primeras páginas de mi Cuaderno de Bitácora. Después de mi experiencia cursando la licenciatura de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid entre los años 2005 y 2010, no quería repetir mi sensación de no haber elegido lo correcto. Siempre me ha apasionado la comunicación, y lo sigue haciendo. Pero no podía dedicar mi vida a ello, había algo dentro de mí que latía mucho más fuerte, y era mi vocación de maestra.

La pasión y la ilusión con la que me subí al barco del grado de Maestra bilingüe hicieron que tanto las expectativas como los miedos fueran muy altos. Y es que mi promoción ha sido la primera promoción bilingüe del CES Don Bosco. Por lo que las primeras impresiones a bordo eran una mezcla entre el desconocimiento de no saber qué esperar y la certeza de haber elegido el barco correcto. Muchos días tenía la sensación de ir navegando sin un rumbo claro, de que tanto mis compañeros como yo éramos los «conejillos de Indias» y que nadie tenía claro cuál sería la siguiente parada. Los cambios y las nuevas decisiones eran la constante de nuestro viaje. Sin embargo, tanto profesores como alumnos fuimos aprendiendo con la experiencia. Ha sido un learning by doing, un constante ensayo-error para conseguir diseñar un grado lo más completo posible.