Embarcándome en el bilingüismo

 

2. DE PUERTO A PUERTO

En la hoja de ruta de este apasionante viaje existían varios puertos marcados en el mapa desde el principio, pero otros muchos fueron apareciendo por sorpresa. cada parada ha sido enormemente enriquecedora, tanto a nivel personal como a nivel académico. Los aciertos y errores de cada una de ellas han ayudado a mejorar los pasos siguientes.

Una de las primeras ofertas del capitán llegó cuando estábamos en segundo de carrera. La oferta estaba destinada especialmente a nosotros, los alumnos de la modalidad bilingüe de Primaria. la propuesta consistía en organizar una feria internacional (International Fair) para mostrar al resto de alumnos de la universidad los diferentes destinos que ofrecía la oficina Internacional para realizar las prácticas de la carrera en el extranjero. la propuesta nos entusiasmó enormemente y nos hizo sentir unos marineros especiales y valorados en el centro. A pesar de ser una oferta voluntaria, prácticamente toda la clase acabó participando. Nos organizamos por grupos y cada uno de ellos eligió un país. En mi caso, elegimos canadá. Trabajamos durante un par de semanas en la preparación de la feria. Algunos profesores, los que más valoraban el bilingüismo y los que más implicados estaban, nos cedieron algunas de sus horas de clase para que pudiésemos trabajar en la preparación del material. Y por fin llegó el día de la feria. Aprovechamos la hora del recreo para que todas las clases pudiesen pasar a visitarnos. Y al tener libertad para montar nuestro stand como quisiéramos, se pudieron ver cosas muy interesantes y diferentes. En nuestro caso, ofrecimos tortitas recién hechas (las cocinábamos ahí mismo) con sirope de arce, nos hicimos camisetas y diademas con la bandera de canadá y preparamos un folleto con toda la información del país. otros compañeros tocaron música o presentaron vídeos. Lo curioso fue que nosotros hablamos en inglés en todo momento mientras recibíamos las visitas, y nadie se quejó.

Todos los alumnos y algunos profesores hicieron el esfuerzo por entendernos e incluso comunicarse en inglés con nosotros. El bilingüismo empezaba a contagiarse.

Una segunda visita inesperada en este viaje fue el Día de Europa (9 de mayo) de 2012. el colegio María Auxiliadora de la calle Villamil, al lado del CES don Bosco, nos ofreció la posibilidad de organizar diferentes actividades para las clases de educación Infantil bajo el contexto del Día de europa. A pesar de ser de Educación Primaria, mis amigas y yo nos lanzamos a la aventura. el desarrollo de la actividad fue algo complicado, porque nos costó preparar diferentes actividades para niños tan pequeños con un nivel de inglés reducido a los números y los colores. Pero lo cierto es que disfrutamos mucho estando dentro de las aulas, con alumnos reales, llevando a cabo actividades que nosotras mismas habíamos preparado. El bilingüismo tiene sus fases. Y fue muy bonito ver esa primera fase, reducida a colores y números; pero una fase en la que los niños ya están embarcados, sin saberlo, en la aventura del bilingüismo.

Y como parte de esa aventura en el bilingüismo de los alumnos del colegio María Auxiliadora, el centro quiso contar con nosotros de nuevo para repre-sentar una obra de teatro en inglés. En nuestra aventura particular, esta obra formaba parte de la asignatura Literature and Education que cursamos en el último cuatrimestre de la carrera. La obra elegida fue Oliver Twist y, esta vez, nuestra audiencia se compuso por los alumnos de cuarto, quinto y sexto de Educación Primaria. una realidad más cercana para todos nosotros. Estuvimos mucho tiempo preparando la obra, con muchos ensayos en clase y en el propio colegio. La profesora asignó los papeles y nos dirigió en todas las escenas. Y he de decir, como opinión personal, que esta obra nos sirvió más a nivel personal que a nivel académico. Creo que fue un impulso para la cohesión del grupo y para unirnos en buscar un objetivo común: que la obra saliera bien y nuestro esfuerzo tuviera su recompensa. una vez más, el inglés fue el elegido para el ocio y el aprendizaje y el resultado fue muy positivo para todas las partes.

Además de estas tres paradas, que fueron las más visibles del viaje por su proyección fuera de nuestra propia aula, realizamos muchas pequeñas cosas que también nos enriquecieron y nos dotaron de herramientas para nuestra ya presente actividad profesional. una de ellas, la más importante para mí, fue la realización de un blog por grupos en la asignatura de Reading and creative writing. Lo cierto es que la propia asignatura fue una aventura en sí misma, por su originalidad, su carga de trabajo y su alta dosis de creatividad. Pero la realización de un blog donde volcar todos nuestros trabajos y donde poder leer, participar y comentar los trabajos de nuestros compañeros fue el reflejo más grande de por dónde pasa no sólo el bilingüismo, sino la innova-ción educativa en general. Las nuevas tecnologías y las redes sociales son el principal espacio donde leer, escribir y aprender inglés. Y para mí, la decisión del profesor de embarcarnos en esta aventura fue lo que me hizo darme cuenta de que ambas cosas, bilingüismo y nuevas tecnologías, van de la mano y se retroalimentan mutuamente.