Premio Extraordinario de Grado Universidad Complutense de Madrid

La Universidad  Complutense otorga cada año académico un premio Extraordinario de Grado, Licenciatura y Diplomatura. Estos premios se ofrecen a los estudiantes con mejor expediente académico. La resolución del año 2015 incorpora en sus premios a dos alumnas del CES Don Bosco.

Virginia y Estrella se graduaron en el Grado de Maestro en Educación Infantil en el año 2014, con un expediente académico superior a una nota de nueve. Nos sentimos muy orgullosos del premio Extraordinario de Grado que la Universidad Complutense les ha otorgado. Además, este premio tiene un mérito especial, si consideramos el hecho de que ambas concilian la vida familiar con los estudios. Son madres de dos hijos cada una. En estas líneas nos explican su paso por el CES:

"Después de muchos años, diez, dedicada a la publicidad, por fin pude realizar mi sueño de estudiar Magisterio. Me matriculé en el CES Don Bosco y conocí a Mar, una bellísima persona y una profesora excelente gracias a la cual conozco los hitos del desarrollo del niño entre otras muchas cosas.. y saqué mi primera Matrícula de Honor.

En Periodismo nunca saqué una, así que se abría un nuevo horizonte ante mis ojos...Mi amiga Estrella me habló de las Becas de la Excelencia que te daban si obtenías más de un 9,25 de nota media. En segundo lo conseguí, en tercero me quedé a falta de una décima, pero nació mi hijo Juan, algo excelente. Y en cuarto, al poco tiempo de presentar el TFG nació Laura. Así que formé mi familia en mis años de compartir experiencias con la gran familia salesiana. Tengo un emotivo recuerdo de la casi totalidad del profesorado. A ellas y ellos, a los que se fueron y a los que se quedaron formando una gran cantera de maestros quiero deciros.... GRACIAS DE TODO CORAZÓN. ¡¡¡SEGUID ASÍ!!! Con todo mi cariño os mando un fuerte abrazo. Virginia"

"Hace seis años decidí dar un giro a mi vida. Me matriculé en el CES Don Bosco y jamás se me olvidará cuando José Quintanal nos dijo uno de los primeros días que quería que nos convirtiéramos en los mejores profesores que sus hijos pudieran tener. No pude estar más de acuerdo. Yo tengo tres hijos y quiero que tengan los mejores profesores del mundo, por eso yo a mí misma no podía exigirme menos.

Ahora que estoy ejerciendo mi profesión me doy cuenta de la gran formación que he recibido. No hay un día que no recuerde a uno de mis profesores: algo que me enseñaron, alguna actividad o trabajo que me plantearon, alguna anécdota que me contaron para ejemplificar una explicación, alguna estrategia que pusieron en práctica en clase... Todo ha sido útil y me ayuda en mi día a día. Por eso a todos mis profesores les doy las gracias por el gran esfuerzo que hicieron para que yo pudiera llevarme lo mejor de ellos".

Este agradecimiento que nos envían Virginia y Estrella, es lo que nos mantiene vivos, cercanos a nuestro alumnado y nos lleva a dar lo mejor de nosotros para su formación. Muchas gracias Virginia por dedicarnos estas líneas, muchas gracias Estrella.