Sonia Martínez Barrios, antigua alumna de Educación Infantil nos habla sobre sus experiencias en un colegio del Reino Unido

Tras la realización de mi proyecto de fin de grado, sobre la timidez infantil, y mi puesta en práctica en diferentes colegios he podido observar la poca creatividad que hay en las aulas de educación infantil. La timidez es un problema que afecta a bastantes personas en nuestro entorno, ya sean niños, adolescentes, jóvenes o adultos, siendo las causas muy variadas.

Creo firmemente que la timidez puede ser vencida si desde pequeños ayudamos a los niños con diferentes técnicas. Esto es lo que me propuse en mi TFG, incorporar la creatividad a la vida cotidiana de la escuela y al currículo, creo que es fundamental para poder, de este modo, favorecer y desarrollar la formación integral de los alumnos.

Desde siempre, me ha interesado mucho el tema de la creatividad ya que durante la realización de mis prácticas en Reino Unido (16-01-2014 a 16-02-2014) he podido observar como en este país se le da una mayor prioridad, formando a niños con pensamiento crítico, es decir pensamiento divergente, haciéndoles pensar y que sean ellos mismos capaces de elegir entre diversas opciones. Un ejemplo muy significativo que pude observar allí fue como en un momento dado un alumno no sabía que opción elegir entre dos y la profesora en vez de solucionárselo (como normalmente ocurriría en muchos casos) le puso un reloj de arena de 5 min y en ese tiempo el niño debería escoger la solución que el creyese oportuna, una vez finalizado el tiempo el niño y la profesora hablarían de por qué esa elección. Este es un ejemplo de cómo educar a niños para que por sí mismos sean capaces de elegir sus opciones con libertad, pues de lo que se trata es de educarles para que en su futuro no tengan problemas a la hora de desenvolverse y sean capaces de pensar por sí mismos; características que les exigirán en sus futuras profesiones.

También me gustaría hacer una pequeña mención al Informe PISA, realizado en el año 2012, ya que según éste el sistema educativo español se sitúa entre los países que se encuentran por debajo de la media de la OCDE.

"¿Y por qué nos hemos estancado? La secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, ha respondido que, a lo largo de estos años, "lo que no se ha modificado es el modelo educativo, aunque sí se ha hecho un importante esfuerzo en incrementar los recursos". (SANMARTÍN, 2013)

Considero que el modelo educativo debe tener en cuenta también el problema de la educación, que subyace en las aulas de infantil, donde se empiezan a formar a nuestros alumnos y empiezan a crecer como personas y es ahí donde cada maestro debe educar, aquí hago un pequeño inciso haciendo referencia a que no todos los maestros de educación infantil están cualificados para ello, ya que esta etapa es el pilar para su futura formación y por lo tanto la profesión de maestro debe ser vocacional.

Cuando llegué a España, hubo una vuelta a la realidad y me propuse hacer una pequeña reflexión sobre cómo se educa en nuestro país, en las edades de 3 a 6 años. Para la sorpresa de todo el que me esté leyendo, quiero constatar que en la mayoría de casos trata de la realización de fichas para comprender conceptos, por ello el realizar tantas fichas sin centrarnos en otros aspectos considero que es un error, ya que estas deberían servir como apoyo para reforzar los conocimientos, pero no el tener a alumnos de 3 años realizando cuatro, cinco fichas diarias.

Sin embargo, como he podido comprobar en Reino Unido, enseñarles mediante técnicas creativas e innovadoras, manipulando los objetos que están aprendiendo, dejándoles libertad de pensamiento y actuación, desarrolla en ellos el pensamiento divergente, definido como:

"percibe distintas opciones, ya que enfoca el problema desde nuevos ángulos, lo que puede dar lugar a cierta variedad de recorridos y múltiples soluciones". (Álvarez, 2010, pág. 13)
Una de las técnicas que yo emplearía sería el juego, en Educación Infantil es de gran importancia y no ha de verse como un simple pasatiempo, sino que a través de este el niño se acerca a las personas descubriendo las relaciones sociales, se conoce a sí mismo, experimentando sus propias capacidades.

Y por lo que he podido observar durante varios años de prácticas en España, no es algo que se realice muy a menudo. Pudiendo influir de manera negativa en nuestros alumnos, porque el juego es una herramienta fundamental en el desarrollo de los más pequeños, ofreciéndole la posibilidad de experimentar, de imaginar, soñar, ya que los juegos como los sueños benefician a la salud física y psíquica; de relacionarse con otras personas y con todo lo que le rodea.

No solo eso, sino que el juego creativo, dentro de sus distintas características, cobra importancia en el desarrollo ya que mejora el funcionamiento de la persona y acelera el crecimiento. Impulsa la curiosidad, la flexibilidad, la improvisación, promueve la conducta de resolución de problemas.