Roselys, alumna del Grado en Primaria nos cuenta su experiencia con su TFG

Empezar a desarrollar el TFG conlleva trabajo y esfuerzo, hay que buscar, investigar, analizar datos etc., hasta reunir todas las piezas claves que definirán tu proyecto. Muchos estudiantes comienzan a pensar en una idea una vez acabada la primera reunión de esta asignatura, otros sin embargo, lo hacen mucho antes. En mi caso, empecé a plantearme distintas ideas a realizar a mediados del tercer curso de carrera. Era consciente de que el tema de las nuevas tecnologías se había repetido durante diferentes años en los tribunales de TFG de esta universidad, así que supuse que este año también tendría protagonismo.

Al principio fue costoso, no tenía claro en qué me quería enfocar dentro de este tema tan amplio. Con papel y bolígrafo en mano, fui anotando las diferentes preguntas que me venían a la cabeza, como por ejemplo: ¿Cómo se puede mejorar la educación a través de las TIC?, ¿Qué herramientas son necesarias para contribuir al aprendizaje del alumno?, ¿Cómo se pueden aprovechar los distintos recursos tecnológicos existentes para utilizarlos de manera satisfactoria en el aula?... muchas preguntas que desencadenaron posibles respuestas, pero ninguna me convencía lo suficientemente como para seleccionarla, hasta que se me ocurrió algo que podría funcionar, crear mi propia App.

Empecé a investigar dentro del mercado digital, las distintas aplicaciones educativas existentes para los sistemas operativos Android, buscando cualidades y defectos en cada una de ellas. Tras un trabajo continuado, conseguí reunir muchas características funcionales para la nueva App, realicé distintos bocetos en papel que me ayudaron a definir cómo iba a ser la nueva aplicación. Más tarde, se me ocurrió incorporar una característica que todavía no había visto en ninguna de las aplicaciones. Finalmente decidí crear una App que permitiese a los alumnos de Primaria estar en contacto con el aula en su día a día, incluso fuera de ella, integrando a profesores y padres en el proceso de enseñanza. Una sola App a la que puedan acceder estos tres usuarios sin tener que recurrir a descargar otras aplicaciones.

Grado en Educación Primaria

Después del proceso de asignación de proyectos,  en el cual fui seleccionada para trabajar en el ámbito de las Nuevas Tecnologías, inicié la “traducción” a ordenador de lo que había dibujado sobre papel, con una herramienta llamada Inkscape 0.91; una tarea relativamente compleja puesto que nunca había trabajado con el programa. A la vez que me encargaba de hacer estas traducciones, también realizaba nuevos bocetos. El proceso fue lento, diseñar una App lleva su tiempo, pero continué sin parar intentando conseguir superar el reto.

Grado en Educación Primaria

En unas semanas, ya tenía creadas unas cuantas pantallas, lo que me permitió comenzar con la parte escrita del trabajo. Simultáneamente hacía las dos cosas. En el momento de la primera entrega ya tenía 33 páginas de proyecto realizadas, más de la mitad del mínimo exigido en la entrega final. Llevar el proyecto tan adelantado me permitió enfocarme en la parte práctica y creativa, creando así muchas más pantallas.

Grado en Educación Primaria

Pasaron los meses, la App iba muy bien, los diseños eran buenos, era llamativa, intuitiva, fácil de utilizar…  todo iba sobre ruedas. Terminé con el diseño de todas las pantallas y, aunque mi proyecto solo tratara del diseño de la App, me dispuse a llevarlos a la realidad, en definitiva, a crear la App denominada MyStudentPlace. Con la colaboración de Miguel García Reimers, conseguí llevar a cabo el prototipo de la aplicación para dispositivos con sistema operativo Android.

Grado en Educación Primaria

Una vez finalizado el prototipo de la aplicación, decidí presentarme a un concurso de creación de empresas de la Universidad Politécnica de Madrid, en el cual pasé a la segunda fase y en el que actualmente me encuentro participando.

Como conclusión, puedo decir que este Trabajo de Fin de Grado ha sido entretenido, emocionante y a la vez, desafiante. Gracias a la ayuda prestada por parte de mi tutora de TFG Paula Gil Ruiz para la parte escrita de mi trabajo, pude completar el proyecto satisfactoriamente con unos resultados muy buenos. No imaginaba que llegaría tan lejos con la idea y  mucho menos, que quedaría entre los finalistas de la primera fase de un concurso tan competitivo como lo es el de ActuaUPM.

Animo a todos los estudiantes que cursan la asignatura de TFG a no rendirse, y tratar de hacerlo lo mejor posible porque todo se consigue.

“Un poco más de persistencia, un poco más de esfuerzo, y lo que parecía irremediablemente un fracaso puede convertirse en un éxito glorioso”. Elbert Hubbard