Noticias sobre Estudios Universitarios sobre Educación

Álvaro Criado nos cuenta su paso por el CES Don Bosco

Álvaro Criado es Orientador y profesor en Educación Primaria en el colegio María Auxiliadora de las salesianas de la calle Villaamil. Se graduó en el año 2014 y antes de terminar la carrera ya estaba recibiendo ofertas de trabajo. Comenzó su andadura en Londres, trabajando como profesor de español. Estudiar en el CES me ha hecho sentir siempre como estar en casa, valoro mucho el número reducido de alumnos, la cercanía de los profesores, el saber que saben quién eres, que te conocen, que saben tu nombre, que en la entrada te reciban con un “buenos días” y un “hasta mañana” al salir.

Elegí el CES sin conocerlo mucho por referencias de amigos y conocidos y la verdad creo que fue una buena decisión.

¿Cómo piensas que el CES Don bosco te ha preparado para tu profesión como Maestro de Educación Primaria y Orientador?

Creo que la preparación recibida fue muy buena, no sólo por la perspectiva académica que puede adquirirse en otros muchos centros, sino sobre todo en el plano humano.

Si algo diferencia al CES es su carácter familiar, de cuidado de unos otros, del tener en cuenta a la persona sobre cualquier otra circunstancia.

Un centro donde todo el mundo tiene nombre y apellidos, dónde no se es sólo un número de matrícula. Creo que esa es la mejor preparación como educador, sintiéndote querido valorado te das cuenta que eso será también lo más importante para tus alumnos, para saber acompañarles además de formarles.

¿Has realizado algún Posgrado, Máster después de cursar tu grado en el CES Don Bosco?

Tras mi salida del CES cursé un Máster en Educación Bilingüe en la Universidad Rey Juan Carlos y otro en Formación del Profesorado en la modalidad de Orientación Educativa en el CES Don Bosco

¿Qué le dirías a un estudiante que quiera hacer Magisterio u Orientación?

Les diría que vean la Universidad como una oportunidad de construcción de ellos mismos, que valoren cada rato y hora de estudio, que irán viendo según pasen los cursos que van creciendo y formándose no sólo como profesionales sino también con una impronta especial como personas. Que valoren a sus profesores del CES y recurran a ellos siempre que lo necesiten, que expriman las clases, las fiestas y celebraciones, la biblioteca, las conversaciones por los pasillos con profesores y personal no docente. Que al fin y al cabo ese ambiente es muy parecido al ambiente que tendrán luego en sus centros.