Introduccion al arte contemporáneo: proyecto recordamos a Keith Harin

[Educación y Futuro Digital, 12 (2016), 41-51

 

La oportunidad de desarrollar mi proyecto sobre Keith Haring, durante mis prácticas del último curso de magisterio en un centro educativo supone la consecución de un sueño. Contar con la colaboración de la tutora del grupo y con medios y materiales suficientes posibilitó avanzar en la consecución de mis objetivos.

Las actividades que propongo requieren una preparación previa por parte del maestro. Las enseñanzas aprendidas por los niños superan con creces el esfuerzo y tiempo dedicados.

Niños y familias junto a las profesoras hemos aprendido y disfrutado; los niños creando con sus propias manos, compartiendo momentos y espacios con otros, cuidando el material y valorando las producciones propias y las de los demás; las familias colaborando con la aportación de material y valorando muy positivamente el contacto de sus hijos con el arte Contemporáneo, sorprendiéndose de las cosas que son capaces de hacer; yo, como profesora, preparando y realizando este proyecto con mucha ilusión y muchas ganas, y dándome cuenta de que, desde edades muy tempranas, se puede acercar el arte y la creatividad a la escuela.

Por todo ello, pienso que, quizás, sólo hace falta tener una idea y ponerla en práctica para descubrir que el aprendizaje, el conocimiento, el esfuerzo, el placer y la alegría pueden convivir.

1.1. Educación Artística: definición y evolución histórica

Para trabajar el arte con los niños en el aula, debemos de partir de la definición de Educación Artística, ya que ésta comprende un amplio y complejo campo de conocimientos, capacidades, destrezas y valores.

Según autores como Eisner (1995) y Gardner (1982), los conocimientos de la Educación Artística discurren en las zonas de pensamiento visual y creativo con lenguajes propios de las imágenes. Además teniendo en cuenta a Marín Viadel, la Educación Artística es una materia como cualquier otra, no menos académica. Es importante para todos, con más o menos cualidades artísticas. No consiste solo en dibujo libre o imitar cosas bonitas. Y es necesario visitar museos y exposiciones para abrir el aula a los profesionales.

La Educación Artística ha sufrido grandes cambios desde la segunda mitad del S.XX cuando alcanza su esplendor la tendencia conocida como autoexpresión creativa. Sus teóricos principales fueron: Read, Lowenfeld y Brittain con su obra Desarrollo de la capacidad creadora. El gran cambio que aportó esta tendencia fue considerar más importante a la persona que se está formando y no los contenidos. Desarrollar su sensibilidad, capacidad creativa y posibilidades expresivas y comunicativas. Lo fundamental no son los resultados, sino el proceso.

El panorama actual de la investigación, según Marín Viadel, tiene una identidad propia, situado en la intersección entre los problemas de las artes visuales y los problemas educativos.

1.2. Pop-art: Keith Haring

En la década de los 50, surge el Pop-art en Inglaterra y en Estados Unidos como crítica al Expresionismo Abstracto al que consideraba elitista y elaborado. El Pop-art utiliza imágenes de la vida cotidiana y se caracteriza por ser figurativo y realista. Las figuras tienen carácter plano e inexpresivo. Usan la repetición de formas esquemáticas y el plano frontal. Está enraizado en el ambiente urbano, los comics, fotos... Utilizan el collage con colores brillantes, puros y sin matices. Los materiales son muy variados, desde la pintura acrílica a los plásticos, goma espuma, botellas.

En la década de los 80, Keith Haring contribuye al nacimiento de una nueva generación pop en New York. Keith Haring (Reading-Pennsylvania, 1958 y New York, 1990) dibujó desde niño, influido por su padre y por la cultura popular de los dibujos animados de Walt Disney. Estudió arte en Pensilvania y posteriormente en Nueva York. Aquí es donde toma contacto con el arte alternativo de la calle y el metro. Tuvo influencias de Michel Basquiat, Jean Dubuffet y sobre todo de Andy Warhol.

En su obra, prevalece la línea. Se inspira en: platillos voladores, personas, perros, bebés gateando, halos, pirámides, televisores, teléfonos. Sus soportes son variados como papel, fibra de vidrio, lienzo, camisetas, vasos.

En 1986, abrió su primera tienda Pop donde se vendían: camiseras, juguetes, imanes, carteles. Su objetivo era permitir el acceso a su obra al público en general. En 1989, creó la Fundación Keith Haring para solucionar los problemas sociales y difundir al público su obra a través de exposiciones y publicaciones. Destaca su faceta de trabajo con los niños, ya que fue sensible a sus problemas (enfermedades, pobreza.) y dedicó su trabajo y esfuerzo a ayudarlos. Realizó murales en hospitales, talleres y otros programas de alfabetización.

Murió en 1990 y desde entonces ha sido objeto de homenajes y retrospectivas. Sus imágenes se han convertido en un lenguaje visual universal que sirve de referente a los jóvenes artistas en todo el mundo.

2. DESARROLLO

Bajo el título Recordamos a Haring, he diseñado un proyecto didáctico que se desarrolló posteriormente en el CEIP Antonio Osuna. Los destinatarios fueron los alumnos de la clase de infantil 3 años (aula con 25 alumnos). Se realizó a lo largo de seis semanas, con sesiones de diferente duración (entre media y una hora).

El proyecto sigue el modelo propuesto por el pedagogo americano William Heart Kilpatrick (1871-1965) en su obra "The Project Method, the use of the purposeful act un the educative process" (1918). Mi elección sobre este autor viene avalada por los principios metodológicos que defiende y los beneficios que considero aporta a los niños: libertad de los alumnos en sus elecciones, recolección de material, trabajo independiente y socializado, el control sobre el proceso de aprendizaje y el trabajo de investigación.

Además el proyecto se inspira en las ideas pedagógicas de J. Dewey: desarrollo natural, interés, el maestro como guía y no señalador de tareas, cooperación entre escuela y familias.

En esencia, mi proyecto propone que los niños tengan la oportunidad de tomar contacto con el arte contemporáneo, a través de la presentación de obras de Keith Haring. Han vivido una auténtica experiencia que despierta su interés. Sus producciones expresan sus sentimientos y emociones. El ambiente del aula potencia la sorpresa para conseguir la estimulación de la imaginación y la creatividad. En todo el proceso, se alaba el esfuerzo y no solo los resultados.

2.1. Metodología

La metodología utilizada toma como punto de partida las Escuelas Reggio Emilia del Norte de Italia. Allí, en los 60, el pedagogo Loris Malaguzzi inició una experiencia educativa basada en el desarrollo de los lenguajes artísticos, fundamentalmente los que tienen que ver con las artes plásticas. En palabras de Loris Malaguzzi (2001), "el niño tiene cien lenguajes, no nos podemos permitir, como maestros, robarle noventa y nueve". Los lenguajes a los que se refiere incluyen: cognitivo, expresivo, simbólico, comunicativo, metafórico, imaginativo, lógico, relacional, etc. Defiende que el dibujo no es solo una expresión manual, sino que representa una experiencia de identificación y de manifestación de sentimientos, deseos, miedos, etc. Otro aspecto a considerar es la importancia del proceso más que del producto acabado. Se evita la enseñanza mecánica.

Una práctica muy extendida en las Escuelas Reggio Emilia era contar con la colaboración de artistas, el atelierista en el ámbito escolar, lo que significaba una ruptura en las rutinas y una buena ocasión de fomentar el diálogo y la experimentación. También tiene una gran importancia el diseño de espacios para exponer las obras artísticas y montar pequeños museos donde admirar y compartir el trabajo.

Otro enfoque que he tenido en cuenta es el de las inteligencias múltiples de Gardner (2001) con aportaciones posteriores de autores que señala que hay que desarrollar diferentes potenciales con los que se consiguen diferentes competencias con procesos educativos constructivos y cooperativos. Hay que implementar, en las aulas, una serie de técnicas y materiales didácticos para desarrollar todas las capacidades (Escamilla, 2014).

Los currículos deberán integrar las aportaciones de las distintas inteligencias con las de los especialistas en artes plásticas para lograr propuestas globalizadas (García Arnao, 2014).

Siguiendo la teoría del desarrollo cronológico del niño en etapas (Piaget, Lowenfeld, Arnheim y otros) se sugiere un acercamiento de absoluto respeto a la obra del niño que favorezca el momento evolutivo y enriquezca sus peculiaridades personales.

En resumen el proyecto recoge los siguientes principios metodológicos:

  • Conocimiento de la etapa psico-evolutiva.
  • Actividades globalizadoras, de interés y significativas.
  • Los aprendizajes serán por observación, experimentación y manipulación.
  • Ambiente relajado que potencia la autoestima. El juego, el protagonista promoviendo la socialización.
  • Se atenderá a la diversidad del aula.
  • Se alaba el esfuerzo en el proceso y no los resultados.

2.2. Actividades

La programación de actividades parte de la secuenciación y temporalización de las mismas, teniendo en cuenta que la carencia de continuidad impide un claro desarrollo en la expresión del niño. Por ello, es importante no concebir las actividades como una mera colección de tareas independientes que, sin duda, pueden divertir al niño, pero no le proporcionan aprendizajes significativos. Tenemos que lograr una continuidad de actividades que permita a los niños aplicar los conocimientos y habilidades adquiridas anteriormente.

Para lograr una satisfactoria selección de actividades hay que tener en cuenta los siguientes principios metodológicos:

  • Deben tener un carácter lúdico.
  • Los niños han de comprender lo que se les pide.
  • Insistir tantas veces como sea necesario para que el proceso sea asimilado.
  • Flexibilidad en los tiempos.
  • Previsión de materiales y utensilios.
  • Utilización adecuada de materiales.

En la realización de todas estas actividades, los niños han mostrado un fuerte sentido de empatía. La clave para que se produjera esa intensidad de relación ha sido la presentación, por mi parte, de experiencias significativas, emocionantes y gratificantes. Me parece especialmente nocivo para el aprendizaje plantear a los niños que hagan cosas con actitudes superficiales y con una relación insuficiente con el tema propuesto. Esto da lugar a una enseñanza mecánica. Para mí, la intensidad de la relación es quizás una de las cualidades más importantes que he descubierto en el mundo del arte. Supone un verdadero antídoto contra la indiferencia. Si respetamos la empatía como algo importante para el aprendizaje, las actividades tienen que tender a un conocimiento que no segregue el mundo en categorías de pensamiento más o menos rígidas. En lugar de eso, el diseño que he seguido en la selección de las actividades ha buscado las conexiones entre los lenguajes y las distintas inteligencias y capacidades de los niños.

Otro elemento fundamental que he mantenido en la programación del proyecto ha sido la confianza en el proceso, en la capacidad de los niños para trabajar autónomamente y utilizar los materiales de forma responsable. Los resultados han mostrado una gran riqueza de opciones, demostrando el potencial de los niños que, en todo momento, han contado con mi motivación y ayuda para realizar sus trabajos, valorando su esfuerzo sobre todo.

En mi proyecto, he intentado unir lo racional, lo imaginario y lo emocional para lograr un aprendizaje más rico y más completo. En palabras de una niña "Me gusta dibujar porque cuando dibujo el corazón me late". Es una buena manera de describir como la emoción de expresar ideas conecta con el corazón y la mente.

2.2.1. Actividades de motivación

El objetivo es despertar la curiosidad y el interés hacia el artista, conociendo su biografía e identificando su obra y algunas características propias.

  • En una caja de plástico se encuentran un pendrive con un vídeo de presentación de Keith Haring. Los niños tienen que encontrar la llave que abre la caja siguiendo unas pistas. Finalmente visionarán el vídeo. Comentamos lo más significativo con ellos.
  • En un contenedor negro de plástico, aparecen varias cartulinas explicativas de la vida (foto de niño, adulto) y características de la obra del autor (colores preferidos, su firma, lugares en los que pintaba), así como peluches de corazones y otras formas de los colores primarios.
  • Observan el material e iniciamos una conversación sobre las láminas. Se incluyen aspectos diferentes:
    • Aspectos expresivos y experienciales:
    • Observa las láminas y di qué ves.
      • ¿Dónde podemos encontrar algo parecido?
      • ¿Qué representa?
      • ¿Os gusta?
      • ¿Qué os gusta más?
    • Aspectos simbólicos:
      • ¿Qué está haciendo el bebé?
      • ¿Cómo lo llamamos?
    • Aspectos formales y técnicos:
      • ¿Qué colores usa el pintor?
      • ¿Están pintadas con precisión las siluetas?
      • ¿Sobre qué están hechas las pinturas?
    • Aspectos contextuales:
      • Explicamos a los niños y niñas de forma sencilla datos sobre el artista, su vida, sus obras y su estilo.
  • Con el material aportado, montamos el Rincón Keith Haring. Pasa a formar parte de uno de los rincones del aula donde los niños/as juegan y experimentan con diferentes materiales durante el tiempo de duración del proyecto.

2.2.2. Actividades plásticas

Con estas actividades, se pretende conseguir los siguientes objetivos:

  • Desarrollar el control perceptivo-motor del trazo y del espacio gráfico.
  • Conocer las características y posibilidades de los diversos materiales, útiles y soportes, así como sus modos de utilización y conservación.
  • Desarrollar el dibujo figurativo y no figurativo.
  • Manipular las distintas materias colorantes y aplicarlas sobre diferentes soportes para experimentar las posibilidades expresivas del color.
  • Iniciar al niño en el manejo del troquelado para la confección de collages.
  • Realizar manipulaciones básicas con pasta de modelar utilizando moldes.
  • Experimentar libremente y realizar construcciones con regletas de madera.
  • Crear un móvil con siluetas de figuras humanas.
  • Desarrollar la creatividad.
  • Sensibilizar ante la contemplación y creación de obras plásticas.

Se utilizarán diferentes técnicas: dibujo, pintura, collage, modelado, graffiti, etc. Los agrupamientos irán desde el individual, pareja, pequeño grupo, grupo-clase e inter-clases.

  • En cartulina negras tamaño DIN-4, los niños colorean siluetas siguiendo los modelos de Haring con los colores que eligen libremente.
  • Sobre una pared del aula de unos cinco metros, se coloca papel continuo negro donde los niños libremente dibujan objetos inspirados en la obra de Haring con tiza blanca.
  • Los niños decoran libremente con ceras cuatro tiras de cartulina de unos 5cm de ancho. Después las pegan sobre aironfix formando un marco. Elaboran un collage utilizando troquelados de goma eva de los tres colores básicos con las figuras de bebés radiantes, perros, corazones...
  • Se elabora una pasta de harina y suavizante delante de los niños. Se les proporciona una porción de esta masa con la que experimentarán hacer churros, bolas, planchas. Posteriormente, eligen moldes entre figuras humanas y corazones para sus figuras.
  • Creación de un grafiti en el muro del patio de recreo con pintura acrílica (blanco, negro, amarillo, magenta y cian). Para implicar a las otras clases, dos niños, previamente, visitan las aulas llevando unas fotos de Haring y unas fichas con información sobre sus colores preferidos y sus figuras representativas (tags). Además se les invitará a participar en el graffiti. Fases:
    • Diseño sobre papel del modelo.
    • Pintura en blanco del muro.
    • Silueteado en lápiz del diseño y luego con pintura negra.
    • Los niños en pequeño grupo rellenan las siluetas con los colores básicos.
    • Perfilado y terminación del graffiti.
  • Pintura de una bolsa de tela blanca con rotuladores textiles. Los niños eligen entre tres estampaciones posibles para su bolsa. Rellenan las siluetas con los colores que prefieran.
  • Inspirado en el libro Las pequeñas cosas de Nina que Haring regaló a la hija de un amigo por su cumpleaños, los niños elaboran un libro sobre las cosas y aprendizajes significativos y característicos del aula. Realizan en el rincón de Haring las diferentes propuestas que se les sugiere utilizando diferentes técnicas y materiales libremente. Este libro será un recuerdo para toda la clase. Las pequeñas cosas de ¡a clase de tres años.
  • Los niños utilizan las regletas de madera para hacer construcciones libres inspiradas en Haring.
  • Construcción de un móvil colectivo. Proporcionamos a cada niño una silueta de una figura humana en cartón ondulado de color para que la piquen. Después la decoran con gomets a su gusto. Con todas las figuras enlazadas se crea un móvil.

2.2.3. Actividades corporales y con nuevas tecnologías (TIC)

Se desarrollarán los siguientes objetivos:

  • Descubrir las posibilidades propias de acción y de expresión coordinando gestos y movimientos.
  • Imitar posturas y movimientos.
  • Disfrutar con el movimiento al ritmo de la música.
  • Visionar videos.
  • Utilizar juegos de ordenador.

Para cumplir con los objetivos:

  • Se proyectan siluetas de personajes de las obras de Haring en la pizarra digital. Los niños individualmente, por parejas o tríos, imitan las posturas y movimientos situándose delante de la proyección. Actividad que se repitió en otra ocasión debido a la gran motivación del grupo.
  • Se proyecta el video de Into The Groove de Madonna y los niños bailan y se mueven al ritmo de la música imitando las imágenes o improvisando.
  • Se utiliza el ordenador del aula para que los niños jueguen realizando puzles, coloreando obras del artista en parejas.

2.2.4. Visita a una exposición de arte contemporáneo en la sala Baluarte de Tres Cantos

Se priorizan los siguientes objetivos:

  • Conocer las diferencias entre pintura y escultura.
  • Disfrutar con la contemplación de obras de arte.
  • Conocer y poner en práctica las normas de comportamiento en una sala de exposiciones.

La monitora coloca a los niños sentados en semicírculo y les explica las diferencias entre pintura y escultura utilizando materiales de la sala como ejemplo. Posteriormente se inicia la observación de un cuadro titulado E¡ guerrero. Los niños dialogan, hacen preguntas y expresan sus opiniones. A continuación colorean una fotocopia del cuadro utilizando ceras duras según sus preferencias. La actividad finaliza con la búsqueda por toda la sala de diferentes cuadros y esculturas repartidas a los niños en tarjetas.

2.2.5. Actividades de finalización y evaluación

Los objetivos trabajados son:

  • Recoger y recopilar el proceso recorrido durante el proyecto.
  • Dinamizar y vincular todas las inteligencias.
  • Exponer todas las producciones plásticas elaboradas.
  • Mostrar y respetar el trabajo de cada uno y el de los demás.
  • Implicar a las familias en los aprendizajes de sus hijos.
  • Fomentar las relaciones colegio-familia.

Para llevar a cabo los objetivos:

  • Elaboramos un cuadernillo de Haring recopilatorio de los aprendizajes significativos conseguidos a lo largo del proyecto por parte de los niños.
  • Utilizando el graffiti realizado por los alumnos en el muro, desarrollamos un trabajo integrador y estimulante de todas las inteligencias. Círculo inteligente Escamilla (2013,2014) En varias sesiones, se plantean interrogantes que conducen a la interiorización y reflexión.
  • Museo-aula. Montamos una exposición con todos los trabajos realizados en el proyecto por los alumnos. Se utiliza un aula vacía en el edificio de infantil. Se colocan los diversos trabajos buscando un orden y una estética. Exponemos también todo el material utilizado en el proyecto y el vídeo de presentación.
    • Lingüístico-verbal: ¿Qué vemos? ¿Qué se están diciendo los diferentes personajes? Cuéntanos una aventura...
    • Lógico-matemática: ¿Cuántos corazones hay?, ¿Cuándo encendemos la luz?, ¿Por qué ladra el perro?...
    • Viso-espacial: ¿Qué figuras están arriba/abajo?, ¿qué forma tiene la bombilla, la tele?, ¿de qué color es el bebé pequeño?...
    • Corporal-cinestésica: ¿Puedes imitar la postura del bebé?, ¿qué te dice este movimiento?, ¿cómo le dirías al perro con un gesto que se calle?...
    • Musical: ¿Puedes imitar el sonido de la nave espacial, de la tele?, ¿qué sonidos se escuchan en el graffiti?, ¿cómo ladraría el perro pequeño y el grande?...
    • Naturalista: ¿De qué se alimenta el bebé y el perro?, ¿para qué sirve la nave espacial?, ¿cuándo ves la tele?...
    • Interpersonal: ¿A qué juegan los niños?, ¿a quién le regalarías un corazón?, ¿qué le dice la mamá al niño?...
    • Intrapersonal: ¿Te gustaría tener un perro con dos cabezas?, ¿cuál es la figura que más te gusta?, ¿por qué?, ¿crees que podrías haber pintado tú solo el muro?...
  • Museo-aula. Montamos una exposición con todos los trabajos realizados en el proyecto por los alumnos. Se utiliza un aula vacía en el edificio de infantil. Se colocan los diversos trabajos buscando un orden y una estética. Exponemos también todo el material utilizado en el proyecto y el vídeo de presentación.

La exposición es visitada por alumnos de otros cursos, por los padres de los alumnos de tres años, por otros profesores y personal del centro. Todos los visitantes disponen de un libro de recogida de opiniones y dedicatorias. Los padres muestran su satisfacción por ser invitados y poder observar el trabajo de sus hijos en el centro.

3. CONCLUSIONES

Tras la puesta en práctica del proyecto Recordamos a Haring en el aula, quiero destacar la idea de que trabajar el ARTE con los niños significa no poner límites a sus capacidades cognitivas, intelectuales, emocionales, sensoriales...y darles la posibilidad de conocer y disfrutar la cultura de su tiempo. Trabajando los lenguajes artísticos se fortalecen los elementos básicos de los aprendizajes en todas las áreas del conocimiento.

Los niños se plantean retos, descubren posibilidades y disfrutan tanto del proceso como del resultado. Dibujar, pintar, modelar no tienen que ver únicamente con la expresión de emociones y sentimientos, sino que constituyen una forma de pensamiento, de ahí la importancia educativa de las actividades artísticas.

En palabras de Gardner (1974):

El desafío en la educación artística consiste en modular de un modo eficaz los valores de la cultura, los medios disponibles para la educación en las artes y para la evaluación, y los particulares perfiles individuales y de desarrollo de los estudiantes a educar.

Propuestas como este proyecto abogan por estrategias didácticas que impulsen el trabajo mental utilizando diferentes contenidos. Así, el proyecto se define como abierto, constructivo, cooperativo e integrador de los diferentes tipos de inteligencias. Consiguiendo el desarrollo de la iniciativa y autonomía personal, la cooperación y el pensamiento creativo en un ambiente que potencia el interés y la motivación.

Los alumnos han tenido la oportunidad de tomar contacto con el arte contemporáneo a través de la presentación de la obra de Keith Haring. Han sido espectadores activos que observan, analizan e interpretan. La experiencia ha sido gratificante para toda la comunidad educativa (alumnos, profesores y familias). Con la creación del aula-museo, se ha posibilitado la participación y compartido la experiencia con las familias.

El desarrollo del proyecto ha supuesto un paso más en el empeño de dar su lugar e importancia a las actividades plásticas en las aulas de educación infantil. Siguiendo como modelo este proyecto, se pueden diseñar infinidad de propuestas diversas en torno a la figura de cualquier artista que acerque el arte contemporáneo a la escuela.

La participación en este tipo de experiencias supone un buen punto de partida para la educación de la sociedad del futuro.

CITA DE ESTE ARTÍCULO

Cita de este artículo (APA, 6a ed.):
Mañanas Rodríguez, I. (2016). Introducción al arte contemporáneo: Proyecto "Recordamos a Keith Haring" . Educación y Futuro Digital, 12, 41-51.