Narrando una experiencia

Los alumnos de primero de Magisterio en Educación Infantil y Educación Primaria conocen a Don Bosco.

Todo comenzó con una propuesta, allá por el mes de octubre. La profesora nos interrogó ¿Qué sabes de Don Bosco y del Sistema preventivo?

Entre los alumnos surgieron miradas bajas, algo extrañados, nadie se arriesga a dar el primer paso, todos mirábamos al papel o nos mirábamos extrañados. Nuestra ignorancia era grande y nadie se atrevía a hacerla pública pero, poco a poco, uno por aquí, otro por allá, se fue venciendo al miedo y a la vergüenza.

Muchos coincidían al afirmar “No sé nada”, sin embargo, poco a poco fueron apareciendo algunos aspectos de nuestros conocimientos, porque todos habían oído alguna cosa.

Unos conocían algún rasgo de su persona: “Un gran educador de los jóvenes, que se preocupó por la educación y destacó por su forma de educar, sacerdote, salesiano, santo, que vivió en el siglo XIX, fundador de la congregación salesiana”, “Recogía a los niños de la calle y educaba en valores”. Don Bosco “se ocupó de la educación de los niños que no tenían los medios suficientes para el estudio; lo hizo por medio de escuelas, y también les enseñaba a rezar; encontró muchas dificultades a la hora de fundar las diferentes casas para los chicos”.

Otros mencionaban el método educativo que utilizó y que le caracteriza: “Tiene un método educativo: el Sistema Preventivo, desarrollado por los salesianos, a partir de la experiencia de Don Bosco”. Un método que “hace a los jóvenes protagonistas de la educación, educándoles mediante el cariño, la diversión, la razón, la religión y el amor”.

Algunos alumnos más aventajados ofrecían una descripción más amplia: “sacerdote que nació en Italia, que vivió entre 1815-1888 en Turín, cuya preocupación eran los chavales que recogía de la calle, se implicó con ellos, con quienes llevó a cabo su sistema preventivo, basado en la educación en valores, el acompañamiento, y creó un oratorio para ellos”.

Otros lo asociaban al nombre de la Universidad y expresaban: “Don Bosco es un Centro de Enseñanza Superior religiosa, una universidad salesiana, un centro educativo salesiano que educa y forma a los futuros educadores”

Para Don Bosco, la educación es una vocación y educar es cosa del corazón

En ambiente más relajado, sigue preguntándonos ¿Qué quieres saber de Don Bosco?

Nuestras respuestas eran que queríamos saber “todo”, porque no sabíamos “nada”: Quién fue Don Bosco, su vida, su biografía y hazañas, su manera de educar, qué hizo; Qué es el Sistema Preventivo, de qué trata, para qué sirve, las ventajas e inconvenientes que tiene y si este método educativo es actual; por qué Don Bosco utilizó el sistema preventivo, cuál es su utilidad, cómo funciona, y para qué sirve, cuál es sus finalidad y en qué consiste; por qué se llama así nuestra universidad y cuál es su origen; qué logró Don Bosco y la relación entre Don Bosco y el Sistema Preventivo; Qué significaba ser salesiano y las diferencias del sistema educativo de Don Bosco y el sistema educativo laico (público), y en qué se benefician los estudiantes de este centro.

Poco a poco fuimos conociéndole, fue cautivando nuestro interés y curiosidad y ampliando nuestro conocimiento sobre Don Bosco y sus Sistema Preventivo. Al final Hemos descubierto quién es Don Bosco, un santo sacerdote, que tuvo como meta ayudar a los niños más desfavorecidos, que después de superar dificultades, toma la decisión de iniciar sus estudios sacerdotales,….. Su experiencia en contacto con los niños y jóvenes, pobres y abandonados, en la calle y en la cárcel, en Turín, le orienta a dedicar toda su vida a ellos.

Don Bosco con esfuerzo y superando los problemas, creó experiencias educativas para los niños y jóvenes, en las que utilizaba el método salesiano, llamado Sistema Preventivo, basado en la razón, la religión y el amor, que son los tres pilares fundamentales de su método. Orienta su pedagogía a educar desde la confianza, el trato con cariño y amor, para sacar lo mejor de cada persona con quien se relaciona; tiene como meta la santidad de los alumnos.

Para él, la educación es una vocación y educar es cosa del corazón. El educador debe expresar ese amor, un amor que es “amorevolezza”, amabilidad salesiana que revela simpatía, afecto, compasión y participación.

Don Bosco promovió una educación en valores, creando un ambiente educativo, en donde se daba la confianza, la libertad y el amor, que es más importante que el temor, y en donde el educador siempre estaba presente en el juego, el patio, la clase, la oración.

Hemos comprobado la práctica del Sistema Preventivo y las ventajas que ofrece para la educación.

Hemos evidenciado la actualidad de su método educativo y hemos aprendido cómo ser educadores hoy, al estilo de Don Bosco, en el nuevo contexto social y educativo. Entre los rasgos de gran actualidad, que los educadores hemos de tener presentes y llevar a la práctica, se han identificado: la escucha activa de los alumnos, la confianza en los niños y jóvenes, el razonar las propuestas que se le presentan, la importancia de la presencia del educador en el patio, la necesidad del esfuerzo en la educación, saber escoger el momento y el modo oportuno para corregir, y por último, que todo educador salesiano anuncia el evangelio con su vida, sin olvidar que la educación es cosa del corazón.