Noticias sobre Estudios Universitarios sobre Educación

Metodología Flipped Classroom

En este artículo continuamos con la comparativa entre métodos tradicionales educativos y aquellas metodologías activas e innovadoras más habituales. En esta ocasión se tratará la metodología Flipped Classroom.

El gran impacto que tienen las TIC en cualquier ámbito social es incuestionable:

  • La información está al alcance de un clic de ratón o de un tap en el dispositivo móvil.
  • Las nuevas máquinas agilizan y aceleran los procesos.
  • La comunicación entre medios y personas o entre personas ocurre en tiempo real.

Este panorama condiciona que las profesiones se adapten al entorno, que está en continuo cambio. Muchas de esas profesiones se están creando en nuestros días; otras, aparecerán en pocos años. Pero, ¿qué pasa con la Educación?

La clave es elegir el modelo que nos funcione, es decir, que realmente mejore el aprendizaje del alumnado. Y para eso se debe tener una visión abierta que permita cambiar los hábitos o comenzar desde cero con alguna metodología que aporte garantías de éxito.

Características principales de Flipped Classroom

En este nuevo escenario, irrumpe con fuerza un modelo que aporta grandes virtudes al aprendizaje: el modelo pedagógico Flipped Classroom. De forma sencilla, Flipped Classroom es invertir el modelo tradicional de impartir clases: el alumno escucha la lección en casa y hace los deberes en el aula.

Para conocer un poco más esta metodología se sintetizarán algunos de los aspectos que se consideran importantes y que se deberían tener en cuenta cuando se habla de la clase invertida, y que la convierten en un modelo de referencia para muchos educadores:

  • Cambio de mentalidad en el estudiante.
  • Cambio de mentalidad en el profesor.
  • Incrementa la responsabilidad del estudiante.
  • El alumno es el protagonista de su aprendizaje.
  • El profesor se convierte en guía, coach.
  • Responde a criterios de la taxonomía de Bloom.
  • Acentúa los procesos que implican mayor actividad en la pirámide de Dale.
  • Podemos acercar al estudiante a situaciones reales.
  • Permite dedicar más tiempo a trabajar competencias.
  • Atención a la diversidad.
  • Mayor protagonismo de la tecnología.
  • Hay que darse tiempo para adaptarse.

Para continuar con la propuesta de acercamiento al modelo de Flipped Classroom, se procederá a comparar el modelo con la clase magistral más tradicional:

Clase magistralFlipped Classroom
Objetivo: Completar un temario Objetivo: Aprender todos el alumnado lo máximo posible
Existe interés por parte del docente Interés por el máximo rendimiento de todos sus miembros
Los Grupos de trabajo son inexistentes Grupos heterogéneos y cooperativos para la resolución de los problemas y ejercicios en el aula
Papel del docente: Enseñar Papel del docente: Intervención directa y supervisión del trabajo en equipo; junto con el material consultado desde casa
Existen diferentes tipos de evaluación Fomenta la auto y coevaluación
Responsabilidad del alumnado para interesarse por lo explicado Responsabilidad individual y trabajo colectivo entre alumnado y profesorado
Un único líder Liderazgo compartido
Sujeto pasivo Sujeto activo
No existe planificación, sólo por parte del docente La planificación es la base y se comparte
No se requieren habilidades interpersonales Aprendizaje de habilidades relacionadas con la administración y gestión del trabajo
Responsabilidad: El docente es el único responsable de cumplir con el temario Responsabilidad compartida de avanzar en el trabajo
Existe una estructura muy marcada por el docente Estructura marcada por el alumnado y el docente

Metodología Flipeed Classroom

En la práctica

Se volverá a utilizar el formato de la anterior publicación, y para ello se planteará la aplicación concreta de uno de los ítems en las clases del Centro Universitario Don Bosco. En este caso analizaremos el papel del docente.

En la clase magistral tradicional, el docente empleará diferentes soportes visuales y documentales para que el alumnado siga una clase teórica magistral, sin embargo, aunque el soporte a la presentación sea adecuado y dinámico, la responsabilidad de captar el interés del alumnado recae en el docente. Esto complica en muchos casos el devenir de los resultados académicos e incluso dependerán mucho del dinamismo y el interés en la asignatura.

Por estos motivos, el replantear el formato de una presentación puede ser un impulso a aquellas asignaturas que resulten más complejas.

Dentro el ámbito del Centro Universitario Don Bosco, disponemos de apartados en el campus virtual que nos permiten colgar documentos, vídeos, presentaciones, enlaces y otros materiales que se puedan plantear como soporte a una Flipped Classroom. De este modo el alumnado puede consultar dichos materiales en momentos que le resulten más convenientes o en los que pueda prestar más atención. Así podemos repensar el tiempo del aula para trabajar los materiales consultados y el docente pasará a formar parte activa de la dinámica del aula.

Para emplear de modo correcto esta metodología es preciso que el docente investigue y se documente acerca de cómo trasladar la propuesta a un aula universitaria, ya que se parte de la base de que es un sistema ideado para la docencia de primaria y secundaria, pero aplicable a cualquier nivel.

La propuesta puede suponer una gran carga de trabajo durante el tiempo de ajuste de la metodología, pero al mismo tiempo, implica una gran liberación de cargas de trabajo que suponen un gran esfuerzo fuera del horario laboral.

Si disponéis de cualquier tipo de duda sobre como reconvertir alguno de dichos aspectos, estaremos encantados de orientaros para transformar y adaptar el método del modo más adecuado.