Bicentenario del nacimiento de San Juan Bosco

Durante los días previos al 15 de agosto, fecha del nacimiento de Don Bosco, nos fuimos preparando para el gran momento. Durante esos días pudimos sentir que todos pertenecíamos a una misma familia a la gran familia salesiana. Todos nos sentimos en ese momento jóvenes movidos por un espíritu salesiano. El clima que se estaba generando era de unidad, bondad, solidaridad, oración... Mágico.

El 14 de agosto realizamos una pequeña peregrinación desde Castelnuovo Don Bosco al Colle Don Bosco, a pesar de la lluvia nuestras fuerzas no menguaron y seguimos caminando empujados por la fuerza del espíritu. La llegada al Colle Don Bosco cada joven pudimos experimentar un cumulo de sensaciones entre las que predominaban la emoción y la alegría, las cuales muchos de los allí presentes no pudieron contener.

Bicentenario del nacimiento de San Juan Bosco

El día 15 fue un día intenso en el comprobamos que el sueño del pequeño Juanito sigue más vivo que nunca. En el Colle nos sentimos como en casa, una casa que invita a creer en los sueños, a soñar a lo grande confiando siempre en Dios y María Auxiliadora.

El Rector Mayor y Madre Ivonne, nos dejaron un mensaje muy claro a todos los jóvenes: ser jóvenes con un gran corazón, que sepa mirar con ojos salesianos, teniendo predilección por los jóvenes más desfavorecidos, renunciando a la impasividad que el mundo nos invita a tener. Ser jóvenes que evangelizan a otros jóvenes, llevando el sueño de Don Bosco a nuestras realidades.

¡Llevemos la alegría de nuestros corazones allá donde estemos!