Noticias sobre Estudios Universitarios sobre Educación

Tiende tu mano, enrédate. La verdadera Navidad

La Navidad verdadera no es una fiesta bonita, una fiesta más. La Navidad es una persona, es Cristo que viene para convertir nuestra vida en una auténtica fiesta. En la primera Navidad no hubo regalos ni celebraciones, porque cuando Dios viene no es para pedirnos, sino para darnos, para auto-regalarse.

Y se nos auto-regaló en Navidad, en Jesús: porque la verdadera Navidad no es dar regalos, sino acoger el regalo del Padre que es Jesús, para aprender a acoger como regalo al hermano/a, y entregarnos como regalo a los hermanos/as, a los demás.

  • La verdadera Navidad es renacer como hijos de Dios a una vida nueva, para ser portadores del amor de Dios a los demás y experimentar ya desde ahora la alegría del cielo. Navidad es luz que alumbra a los hombres, Navidad, es fuego que da calor, es fuerza y esperanza: Navidad es vida, Navidad es Dios.
  • La verdadera Navidad es un encuentro personal con Cristo que nos hace hermanos suyos para que nosotros podamos llamar hermanos a todos, y tratar a todos como hermanos.
  • La verdadera Navidad es descubrir el amor del Padre, llenarnos y dejarnos transformar por ese amor que Él nos regala para que también nosotros podamos regalarlo generosamente a nuestros hermanos en gestos de acogida, de perdón, de solidaridad, de entrega y de verdadero amor.
  • La verdadera Navidad es tender la mano a quienes nos rodean, preocuparnos de nuestra familia, de la gente de nuestro barrio, de nuestros amigos/as, ser responsable en esta pandemia que nos habita, es enredarnos en auténticas redes de solidaridad y cercanía con el mundo de los más necesitados.
  • Enrédate. Feliz Navidad y mejor 2021.

Tiende tu mano, enrédate. La verdadera Navidad