¿Cómo hacer que nuestros alumnos adoren la lectura?

Es por ello que debemos hacerlo saber a los padres y que se aseguren de seguir con estas prácticas fuera del colegio. Además cuando un niño lea un libro debemos mostrarnos interesados y conversar con él sobre lo que está leyendo para que al transmitirlo se sienta motivado viendo cómo otras personas se interesan por sus prácticas.

Otra forma muy interesante es llevando a los niños a las bibliotecas, por ejemplo hacer visitas allí los fines de semana. Allí puede encontrar multitud de libros que sean de su interés, no olvidéis que los niños deben leer lo que les guste y no lo que se les imponga. Por último usando la tecnología los niños pueden encontrar nuevos intereses que luego complementarán con lecturas de libros relacionados. Siempre y cuando se tenga un control sobre estas tecnologías y sus horarios de uso.

Os animamos a transmitir a vuestros alumnos el gusto por la lectura y la mejor manera es que tengan un modelo que seguir y ¡quien mejor que su profesor!