Flipped Classroom

Prestar atención a las explicaciones de un profesor durante una hora completa puede hacerse pesado para nuestros alumnos. Se convierte en algo monótono, ya que los alumnos están acostumbrados a cambiar constantemente de tareas. En sus hogares, miran a la televisión mientras comen o hablan mientras hacen ejercicio. En definitiva, necesitan variar de actividad.

Podemos encontrar mucha literatura técnica sobre las características, las variantes y las potencialidades de la clase al revés. Se deben crear microlecciones que pueden ser publicadas en páginas web como YouTube, con los contenidos curriculares que deseemos tratar. Aunque también podemos buscar en  bases de datos públicas como Khan Academy. Es importante tener en cuenta que debemos dividir los contenidos de modo significativo, para que cada vídeo no sobrepase los 10 minutos de duración.

Para crear tus microlecciones puede utilizar aplicaciones de grabación de escritorio o filmarte con una videocámara. Puedes añadir además otras referencias multimedia como mapas online, presentaciones y documentos que tus alumnos deben revisar en sus casas junto con los vídeos.

Una vez que han realizado la tarea que se le ha encargado, el plan es dedicar el tiempo en el aula para discusión, resolución de dudas y tareas más creativas que requieran la presencia y el asesoramiento del profesor. Esto puede llevarse a cabo en grupos o bien individualmente, lo que permite marcar diferentes ritmos para cada alumno según sus capacidades y mejorar el ambiente de trabajo en el aula gracias al rol activo de cada estudiante.

Puedes además ofrecer una serie de actividades todavía más creativas y lúdicas a todos los que vayan completando los objetivos mínimos de cada sesión. Estas actividades pueden ser juegos, retos o pequeños proyectos, cuyas referencias puedes incluir en un documento online.

Objetivos a conseguir con Flipped Classroom

  • Mejorar significativamente el ambiente de trabajo en el aula.
  • Mejorar la atención educativa a cada alumno, en función de sus capacidades, de su estilo básico de aprendizaje, etc.
  • Convertir el aula en un espacio de trabajo activo para todos los miembros de la comunidad educativa presentes.
  • Fomentar la creatividad y el pensamiento crítico.
  • Facilitar en cumplimiento de las normas al eliminar algunos de los riesgos que potencian su incumplimiento.

Una experiencia real en un aula de Madrid

El pasado 27 de Abril, asistimos a las Jornadas de Integración de las TIC en la Enseñanza que convoca el centro Regional de Innovación y Formación (CRIF) dirigido a docentes de la Comunidad de Madrid. En ellas tuvimos el placer de asistir al taller que Martín García Valle (del Colegio Salesiano Ciudad de los Muchachos) nos preparó y en el que presentaba un proyecto real de Flipped Classroom con sus alumnos, y ayudándose de las herramientas gratuitas que facilita Google. La experiencia la podéis encontrar en este enlace.