El Rector Mayor visita el CES Don Bosco

Todavía se respira la frescura de tu presencia. No has pasado, has estado en casa y permaneces. Tus gestos elocuentes, tu presencia cercana, tu mirada acogedora y tu palabra transparente han sido tu lección magistral. Tu eco subsiste en quienes hemos tenido la fortuna de escucharte.

Gracias Don Ángel por lo que nos has regalado: tu presencia.

Nuestro recibimiento amistoso se debía a que nos visitaba el X Sucesor de Don Bosco. Sin embargo, nos hemos encontrado con tu gesto amable, cercano y acogedor. D. Ángel, tu persona nos ha conquistado.

A muchos conocías por el nombre, que no se te había olvidado, ya que tu estancia en esta casa no era nueva. Ya nos recordaste en tu presentación que, en tu tiempo de estudiante de Filosofía en la Universidad Complutense, pasabas en nuestra biblioteca largas horas, que se convertían también en encuentros fecundos de escucha, acogida y amistades nacidas.

Estas fotos son la expresión plástica que recoge tu presencia en el CES Don Bosco, una memoria de vida que perdurará para siempre en el tiempo.

01 DSC 5969
02 DSC 6215
03 DSC 6001
05 DSC 2683
06 DSC 6202
07 DSC 2727
08 DSC 2662
09 DSC 2677
1 DSC 2654
10 DSC 2718
11 DSC 2724
12 DSC 6300
13 DSC 6331
14 DSC 6360
15 DSC 6364
16 DSC 6459
17 DSC 6510
18 DSC 6542
2 DSC 2687
3 DSC 2717
4 DSC 6291
5 DSC 6461

Un deseo para tu largo caminar: que Dios te acompañe siempre y que Don Bosco se reencarne en tus ojos, en tus manos, en tu cercanía y en tu palabra.

MILLONES DE GRACIAS.