Noticias sobre Estudios Universitarios sobre Educación

Antigua Alumna del CES Don Bosco firma ejemplares en la Feria del Libro 2019

Ana Pérez de Cámara González, alumna del Centro Universitario Don Bosco entre 2007 y 2011, donde se diplomó en Magisterio en Educación Infantil y en Lengua Inglesa, acaba de presentar en la Feria del Libro de Madrid, su primer libro, Víctor y Victoria. La aventura de explorar (editorial Babidi-bú), con un bonito éxito. Durante aquellos años ya mostró sus muchas inquietudes y exuberante creatividad, la que ahora intenta desarrollar en su trabajo, sus cursos y colaboraciones escolares y en www.maetiva.com, su página web, muy recomendable.

Cuando se agotaron las existencias de su libro en la Feria aprovechamos para charlar con Ana.

Ana Pérez de Cámara González acaba de presentar en la Feria del Libro de Madrid, su primer libro Víctor y Victoria. La aventura de explorar

¿Cómo fue tu paso por el CES DON BOSCO?

Muy especial. Es una etapa de mi vida que añoro por todas las vivencias que tuve junto a mis compañeros (algunos de ellos ahora amigos) y profesores, quienes fomentaron mi vocación en esta profesión tan especial: MAESTRA. Recuerdo con gran cariño el ambiente de la universidad, las charlas en la cafetería, los trabajos en grupo, las risas, la complicidad… Son momentos inolvidables.

¿Todo son buenos recuerdos? Siempre habrá algo que reprochar.

Tengo muy buenos recuerdos en general, pero es verdad que cuando quedo con mis amigos (compañeros de clase), siempre revivimos algunas anécdotas de clase. Esos instantes en que la risa invadía tu cuerpo y no podías parar en el aula, son los más especiales; pues reflejan de la alegría que te asaltaba a la hora de hacer algo que realmente te llena. En cuanto a momentos que no me gustan siempre hay, no todo es perfecto. Pero cuando echo la mirada hacia atrás, en mí, se dibuja una sonrisa.

Estás en la Feria del Libro firmando tu primer libro, ¿cuándo surgió tu interés por escribir para niños?

Mi interés por la escritura viene desde pequeña, influenciada, evidentemente por mi pasión lectora. En un primer momento mis escritos se dirigían más a jóvenes y adultos, pero mi desarrollo profesional, en el ámbito de la enseñanza, disparó mi motivación por la literatura infantil.

¿De qué va Víctor y Victoria. La aventura de explorar?

Es un cuento infantil para fomentar la creatividad y la motivación de los pequeños. Los dos duendes protagonistas (Víctor y Victoria) son exploradores que salen de su aldea en busca de aventuras. En el camino se encuentran seis personajes distintos, los cuales están haciendo la misma tarea una y otra vez, sin un resultado satisfactorio. Están tristes por no poder ayudar en sus poblados como el resto de gente. Entonces, los duendes idean un pequeño plan para ayudarles.

Las ilustraciones, de Yaiza Blázquez, juegan un papel relevante.

Yaiza me ha ayudado muchísimo a la hora de dar forma al cuento. Es cierto, que he sido muy exigente, pobrecita, cuando desarrollábamos el proyecto. Mis estudios en diseño gráfico me han hecho ser muy cuidadosa con el color, parte fundamental en el libro. Además, yo tenía muy claro lo que quería y cómo lo quería y ella respetó en todo momento mi idea, adaptando las ilustraciones a mi estilo. Yaiza captó muy bien lo que necesitaba, fondos muy llamativos, para poder resaltar las siluetas en blanco, un trabajo muy difícil, pero que logró con gran éxito.

¿Por qué crees que le va a interesar a los niños?

En primer lugar porque está hecho para ellos. Antes de lanzarme a probar suerte con editoriales, contaba la historia en el aula o en mis talleres y gustaba mucho. Eso sí, con dibujos menos desarrollados. Es una historia en la que se sienten reflejados, hay distintos personajes con los que pueden identificarse y si se trabaja en casa o clase puede ser muy divertido. Les encanta poder participar en el cuento, siempre digo que está inacabado, que falta que los pequeños terminen los personajes, ellos pueden dibujar, colorear, pegar fotos… Dan vida a cada personaje, hasta que no está en manos de un niño, el cuento no está terminado. Siempre he imaginado los personajes de las historias que he leído, por eso quiero dar la oportunidad a cada lector, de crear el personaje tal y como lo piensa; de ahí que todos los protagonistas aparezcan con una silueta blanca.

Ana Pérez de Cámara González acaba de presentar en la Feria del Libro de Madrid, su primer libro Víctor y Victoria. La aventura de explorar

¿Va dirigido a alguna edad concreta?

La editorial en un primer momento, catalogó el cuento para primeros lectores; pero después lo pusieron en la serie El Hada y El Duende, a partir de 7 años. Mucha gente piensa que los cuentos son para niños hasta 6 años, pero creo que es una idea errónea, los cuentos pueden enseñar muchas cosas a niños y a adultos. Otra cosa es que queramos fomentar el hábito lector, ahí sí necesitaremos otro tipo de libros. En mi opinión, Víctor y Victoria puede dirigirse tanto a bebés como a niños de 10 años o más, siempre que se trabajen diferentes conceptos dependiendo de la edad.

¿Le interesará a educadores y padres?

Claro, es un cuento que se puede trabajar en diferentes áreas, por ejemplo en las artes plásticas (creación de personajes), también en el ámbito de la autoestima y la empatía o todas a la vez. También se le puede sacar mucho jugo como recurso de apoyo para contenidos de inteligencias múltiples y creatividad. He de destacar que también está creado para ayudar a leer, me reuní con una experta en dislexia y escogimos la mejor letra para que los niños tuvieran las menores dificultades posibles a la hora de leer la historia.

Parece evidente el motor didáctico en el texto pero, ¿no se peca de didactismo cuando se escribe para niños?

Me encanta esta pregunta, para ser sincera yo creo que sí. Siempre estás pensando: y esto podrá ayudar a… Fueron muchos años para dar forma a la historia, quería introducir muchos objetivos, contenidos, pero después de un par de años, me di cuenta de que sí, eso era importante, pero lo que realmente importaba era que los pequeños disfrutaran con la historia. Eso me ha enseñado este cuento, entre otras cosas, a disfrutar.

Ana, gracias por tu libro.

Gracias a ti por venir a verme. Por cierto, he de destacar el gran trabajo que hicieron mis profesores del CES Don Bosco, ahora muchos de ellos amigos y compañeros, recordar a los que ya no están y a los que, por suerte, siguen dando clase a otras generaciones.