Noticias sobre Estudios Universitarios sobre Educación

Educadores influyentes en las generaciones digitales

Tecnología y comunicación

Actualmente la tecnología es la base de la comunicación y se muestra como una herramienta atractiva que nos permite utilizarla sin límite de tiempo y espacio. Funciona como regulador emocional y nos permite comunicarnos con el exterior, ya sea mediante las redes sociales (RRSS), llamadas, WhatsApp, videojuegos… Asimismo, el uso masivo de la comunicación mediante la tecnología segrega hormonas como la serotonina tremendamente atractivas y por ello, como dice Devi Uranga, Coordinadora del Servicio de Atención a Adicciones Tecnológicas, ofrece grandes recompensas a bajo esfuerzo.

El uso masivo de los dispositivos digitales

Hoy en día la mayoría de las personas que cuentan con un teléfono móvil están en completa conexión con el mundo tecnológico y en completa desconexión con el mundo real. Actualmente para poder comunicarse con alguien, ya sea con un familiar, tu jefe, tu pareja, simplemente se manda un mensaje mediante WhatsApp o se envía un email. Pero ¿hasta qué punto las personas están conectadas a un dispositivo? ¿saben los riesgos que corren si estamos más de 2 horas aislados utilizando una red online?

El uso de los dispositivos digitales cada día es mayor, lo que provoca que muchas personas, sin ellas darse cuenta, sean adictas a los mismos.

Cuando hablamos de adicción hablamos de carencias. La adicción según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es una enfermedad física y psicoemocional que crea una dependencia o necesidad hacia una sustancia, actividad o relación. Se caracteriza por un conjunto de signos y síntomas, en los que se involucran factores biológicos, genéticos, psicológicos y sociales. Por ello, cuando un joven siente que no tiene la atención necesaria, la vía de escape más fácil que tiene es conectarse a un ordenador y ponerse a jugar durante horas siendo inconsciente de que poco a poco va teniendo una dependencia.

Educadores influyentes en las generaciones digitales

Esta generación de niños y jóvenes que en este momento se está formando como generación narcisista, el uso inadecuado de la tecnología les hace aislarse por no aceptar las imperfecciones de los demás. Prefieren estar solos y jugar al ordenador durante horas o estar en contacto con las RRSS antes que salir a la calle y relacionarse, pues consideran que lo que hay en la red es mejor que lo que hay en el exterior. Al final esta generación está dedicando con este tipo de conductas y comportamientos a estar todo el tiempo conectados con lo de fuera y desconectados de ellos mismos, de su autoconocimiento y desarrollo personal, siendo muchos más vulnerables a depender de todo lo de fuera para ser felices.

Anteriormente mencionábamos la frase “la tecnología ofrece grandes recompensas a bajo esfuerzo” y con ella nos referimos a que a día de hoy muchos adolescentes visionan vídeos publicados en YouTube, Twitch… creyendo que todo lo que ven, leen y oyen es cierto. La figura que les representa es la de un “chaval de 20-25 años” que desde casa o desde la silla de su habitación gana miles de euros a costa de jugar a videojuegos, de bailar o simplemente por opinar de cualquier tema. El uso impropio de este medio tecnológico fomenta que los jóvenes de hoy en día crean que ganarse la vida es fácil, rápido y cómodo. Que sin hacer el mínimo esfuerzo se puede conseguir mucho.

Educadores influyentes en las generaciones digitales

Ingredientes para los educadores

Todo educador, profesor, pedagogo, que tenga a un estudiante con algún uso inadecuado de la tecnología, o incluso una adicción debe formarse e informarse sobre ello para saber actuar. La mayor parte del tiempo donde los niños y jóvenes aprenden es en el centro escolar, por tanto los profesionales de la educación deben estar actualizados y poner en marcha las metodologías oportunas para enseñar y guiar a cada estudiante acorde con su nivel de aprendizaje y desarrollo.

Devi Uranga, Coordinadora del Servicio de Atención a Adicciones Tecnológicas y que anteriormente mencionábamos, se basa en cuatro ingredientes que debemos tener en cuenta a la hora de tratar con las nuevas generaciones.

  1. Sintonización. Saber conectar con el niño o joven para saber cuál es la mejor manera de guiarle y enseñarle.
  2. Salud. Toda persona ya sea un adolescente o un adulto debe estar mentalmente sano para poder seguir formándose y creciendo.
  3. Liderazgo. Saber liderar en su justa medida y efecto.
  4. Respeto por lo vivido. Se debe respetar las vidas ajenas independientemente de lo que hayan vivido años atrás y ayudarles en lo que hoy en día necesiten.